13 de octubre de 2008

Sitges 08: día 1

.
Phase IV (Saul Bass, 1947): La tentación vive arriba, El Hombre del Brazo de oro, Vértigo, Psicosis, Uno de los nuestros, El Cabo del miedo, son solo algunas de la películas en las que Saul Bass participó a lo largo de su vida. Creador y gran artista de los títulos de crédito, saul Bass aprendió del cine viendo trabajar a los mejores. Pero sin duda, con su único film, demostró que él, no solo era uno de los grandes en el diseño gráfico, sino que también era un genio creador detrás de la cámara.
Phase IV es un documental entomológico disfrazado de película de ciencia ficción, o quizá al revés. Saul Bass creóuna película emocionante y llena de tensión, con pocos, pero efectivos recursos. Sus escenas de hormigas son sencillamente geniales y con los mínimos recursos consigue introducir de lleno al espectador en la guerra física e intelectual que se da entre las hormigas y los científicos que las estudian. La única pena es que fuera la única película que dejó.



Mi veredicto: 4,5 chuthulufantes

Synecdoche, New York (Charlie Kaufman, 2008): El diretor teatral Caden Cotard vive obsesionado con la enfermedad y la muerte. Cuando su mujer le abandona y se lleva con ella a la hija que ambos tienen en común. Caden entra en una crisis existencial y creativa de la que no consigue escapar.

Durante la primera parte de la película se intuye un buen guión y una gran historia, que finalmente se diluye en una excesiva reflexión sobre el cine dentro del cine, el arte dentro del arte. Ideas buenas que se pierden en una dirección torpe, que convierten la película en algo aburrido, solo apto para guionistas, que verán como todas sus preocupaciones y anhelos son reflejados en la vida y obras de su protagonista.

Aunque no le faltan ideas, diálogos y escenas increiblemente buenas, el resultado final es flojo, como un problema matemático bien desarrollado, pero con fallos en su proceso que inevitablemente llevan a un resultado incorrecto. Personalmente, la decepción más grande que tuve en todo el festival, ya que esperaba más de la genialidad de este guionista que, parece, le cuesta acabar una película de final inevitable. Da gusto ver como otros con criterio opinan igual.

Mi veredicto: 2 chuthulufantes

Otto, or up with dead people (Bruce LaBruce, 2008): Otto, un jóven y recientemente convertido en zombie, vaga por las calles de Berlín cuando conoce a Medea y decide entrar a formar parte de su película, un film político-porno-zombie-gay. Una simpática gamberrada, aunque bastante más light de lo que esperaba tras escuchar tanto hablar sobre este enfant terrible del homo punk que es el canadiense Bruce LaBruce.

Una forma entretenida de pasar el rato con una película sin más pretensión que la de reirse del cine y de los personajes que rondan sus alrededores, todo ello mezclado con zombies gays, !qué más se puede pedir!.


Mi veredicto: 3 chuthulufantes

5 comentarios:

Luen dijo...

De las que comentas solo vi la de Kaufman y coincido. Le falta ritmo a tutiplén y el resultado es bastante peñazo.

Hoy empezaré mis reseñas de lo que más destaco de Sitges 2008.

Estrellita Mutante dijo...

uy si, te vi en la cola disfrazado de zombie!

askerrit dijo...

Home Luen, "Charlie, Charlie, lo importante es el ritmo" és una frase que quedarà gravada als anals de la història.
Per ara ja està escrita al quadern de bitàcora de Lledó.
Estrellita, i Van Damme? XD

Estrellita Mutante dijo...

Pobre Charlie, ¿creeis que volverá a dirigir alguna vez?.

La de Van Damme era divertida, la primera escena apoteósica: 'Por dios, que tengo 47 años, no puedo rodar esa escena en una sola toma'

askerrit dijo...

La casa cremant-se (boníssim) i algunes cosetes més són el signe de que Charlie ha de seguir fent guions, que és el que li pertoca.