25 de julio de 2008

Poética mortuoria

.
Suele ser divertido cuando no eres consciente de si tu nombre puede significar algo soez en otros idiomas. No pude evitar reirme cuando conocí a una israelí llamada Imen o a una italiana que me presentaron como Lela (diminutivo de Rafaella):


Banda aparte: Fresser cambia y sorprende


3 comentarios:

RAÚL dijo...

¿es un drama familiar de ultracatólicos? nosénosé...

Roski dijo...

La película puede estar bien o mal...

pero ¿no cree que el trailer es muyyyyy malo? Tres minutos largos y prácticamente te lo cuentan todo.

Saludos.

Higronauta dijo...

La cosa se agrava (o no) cuando la significancia es idiomática en tanto que mercantilista, por falta de meros estudios (de mercado, de idioma, o de lo que se queirade). Glorioso momento aquel Mitsubishi Pajero de los ochenta, por ejemplo.