28 de agosto de 2007

Cine trauma

El cine 'indie' signifique lo que signifique este estúpido término parece que no ha desaparecido con el grunge, prueba de ellos es una película que puede ver recientemente titulada "Los Hamilton"( que no 'Los Harrison' , perdón)

La película, de una productora de San Francisco, cuenta de forma alternativa el día a día de una familia vampiro y sus problemas para adaptarse al mundo de los humanos. Aunque tiene puntos interesantes, finalmente peca de lentitud y una narrativa un tanto aburrida. Sin embargo no todo el cine indie tiene que ser igual como demuestra la fantabulosa Brick, que sin lugar a dudas se pone en la lista de mis 100 películas favoritas.


Durante los 90 el cine 'independiente' tuvo una época dorada y cuando parecía que la cosa ya no iba a más llegaron los gafapasta para ensalzar de nuevo a sus mitos, una nueva época de pedantería llegaba para Gus Van Sant que son su película sobre Kurt Cobain nos hizo alcanzar niveles insospechados de tedio (vamos, que no me gustó). Con la certeza de que tal como sospechaba desde su suicidio Cobain era un poco cenutrio, me dormí en el sofá sin ningún remordimiento de culpa. Pretendiendo emular el éxito de Elephant Van Sant se queda a las puertas con este petardo que es Last Days.

Sin embargo existen una serie de películas, algunas nuevas y otras no tanto que me dan como ganillas de sacar del armario las camisas de franelas y los vaqueros rotos, esos con los que pasabas las tardes mientras los rasgaba con una llave, poner un cassete de Sonic Youth (que ya que siguen tocando deberían replantearse el nombre) y cardarme el pelo.

Si para la mayoría de la gente nunca ha habido discusión acerca de que la mejor película de Kevin Smith era Clerks, algo que objetivamente es indudable, para mi Mallrats fue la película de mi adultolescencia. Soy incapaz de saber cuantas veces he llegado a verla, pero probablemente más de las que pueda contar con los dedos de mis manos. Es la responsable de que al ver Me llamo Earl Jason Lee me siga pareciendo atractivo.


Las siguientes dos películas están relacionadas con Daniel Clowes, la primera es la adaptación no tan genial como el cómic de Ghost World, y la segunda con guión del dibujante Art School Confidential, que se intuye repleta de referencias autobiográficas.


The Addiction de Abel Ferrara fue una de esas películas que me marcó, por ser tan diferente de todo cuanto había visto hasta entonces (yo era joven e impresionable). La rapidez con que todos se iban convirtiendo en vampiros era lo que más me fascinó junto al terror por la certeza de que si alguna vez pasara algo parecido nadie iba a sobrevivir, nunca olvidaré la escena de la fiesta con todos esos carcas profesores universitarios levantándose como seres de la noche con sus chaquetas tweed.


También Lili Taylor protagonizó Yo disparé a Andy Warhol que narra la vida de Valerie Solana, una artista medio loca que escribió el manifesto Scum y ante los constantes desdeños de Warhol esta decide dispararle.

Aunque sentí reticencias cuando me dijeron quien protagonizaba Punch-Drunk Love, nada puede compararse con la escena de cama de este película entre Adam Sandler y Emily Watson. Una tierna y sui generis historia de amor entre personas disfuncionales, pero más abundantes de lo que podemos pensar. Siempre queda el misterio de que extraño aparato es el que vende el personaje de Adam Sandler.


Michael Gondry tiene el cielo ganado si finalmente soy yo la que juzgue a los hombres. Desde Human Nature con el guión del genial Charlie Kaufman, a mi me conquistó, aunque pasó un poco desapercibida. Una cosa te lleva a la otra y fue Como ser John Malkovich la que inició la fama tanto de Kaufman y Spike Jonze, antes dedicado a los videoclips.

Life Acuatic, es tan surreal como divertida y aparece poco despúes de Extrañas coincidencias. Narra la vida de un científico marino llamado Sizzou con claros paralelismos a Costeau.



Thumsucker

High fidelity. John Cusak y REM, ¿para que más?. La vida en la tienda de discos de un chico cuya novia le abandona y que tiene un par de amigos/empleados frikis y disfuncionales.

Pequeña Miss Sunshine. Es una película genial de la que ya estoy cansadísima de escuchar opiniones.


Walking Life.

Coffee and Cigarettes. Coffe and Cigarettes reuné todas las condiciones para odiarla y amarla, con alguna que otra escena aburrida, algunos de los diálogos son simplemente mágicos, además me encantan las películas en las que se fuma sin parar.


11 comentarios:

luna llena dijo...

creo k voy a pasar x aki mas a menudo para adkirir al menos un pokillo de kulturilla cinematográfika.
besos de luna

dani ::. dijo...

Muy interesante, voy a pillar en el videoclub (ahora será DVDclub, no?) algunas de las que mencionas y no he visto. Besos.

dani ::. dijo...

Ah, se me olvidaba! Estoy preparando una oleada de post de fotos de manos sosteniendo cigarros, como el que ya has comentado. Coming soon.

Goio dijo...

Mire usted, le estaba escribiendo aqui un TOCHO, pero me parecia tan mal que voy a hacer otra cosa: en un rato (porque estoy alternando con curro), Carta Abierta a Estrellita Mutante. He dicho.

Pero que sepa que me he soliviantado leyendo lo de hoy, ogh.

DrillerKiller dijo...

La peli no la encontraras porque se llama "Los Hamilton"

Estrellita Mutante dijo...

Gracias Luna, pero más que culturilla, te desculturiaras en esta página. No hay que hacer ni puto caso a nada de lo que digo, el 90% son tonterias.

Dani, cuanto más politicamente incorrecto es más elegante me parece el fumar, pero ya sabes.

Goio, si usted dice que es un tocho es que debe ser muy larga. Desde luego sus gustos y los míos son irreconciliables, pero no desespere.

Los Hamilton, gracias, gracias.

Goio dijo...

Ya esta usted respostada :D

http://www.fotolog.com/el_goio/20225361

Estrellita Mutante dijo...

Me he sentido como Myrna recibiendo una epístola de Ignatius Reily, aunque mucho más conmocionada, supongo.

Lo primero, me parece difícil diferenciar que película es independiente y cual no, ya que no depende solo de la financiación, sino también de la distribución de la misma, ¿cual es la barrera que separa una película independiente de la que no la es?, ¿era Ed Wood un director indie?.

Posiblemente, muchas de las películas que he comentado no pueden ser consideradas independientes, desde luego Kevin Smith no lo es (y yo que pensaba que la Chica de Jersery la había rodado con una pistola en la sien).

Es más que probable que Thumsucker sea la peor de todas las películas mencionadas, no llega la nivel, pero a mi no me disgustó y, ahora que me lo recuerda, El Calamar y la Ballena, también me gustó (seguro que ahora está montando en cólera =P ).

Lo único cierto es que antes de la aparición de los gafapasta ya existía el cine independiente. Por lo menos la I del FIB ha cambiado su significado de independiente a internacional.

PD. yo me hubiera quedado en los 90 cuando la gente en lugar de llevar gafas con montura negra se ponía muchas capas de ropa y no se lavaba.

Goio dijo...

Dios mio, no sabia lo del FIB (o sencillamente no me habia fijado, que no es algo a lo que le preste especial atencion habida cuenta de que asistir nunca ha figurado entre mis intenciones), y me parece INMENSO. Pura significacion a lo que estamos hablando, desde luego.

Yo no veo tan complicado lo de la diferenciacion de cine independiente. Digamos que acepto las lineas de produccion de las casas grandes (defendamos a los Anderson, por Dios), pero me molesta que se apliquen esos codigos esteticos y tematicos para justificar que se produzcan determinadas peliculas, de ahi que cargue contra Thumbsucker y El Calamar y la Ballena, peliculas que seguirian sin gustarme aunque vinieran sin este sello aleatorio y respondieran a conceptos de mercado mas amplios y convencionales, claro.

Y no la odio, mujer, con lo que me gusta a mi discutir en condiciones...

Higronauta dijo...

Comparto ciertas cintas, desconocía otras (tema a solventar) y discrepo en alguna de ellas.

En cuanto a esa independencia, es tan y tan relativa dependiendo del espectro desde donde se contemple (como han comentado: económico, distributivo), artístico, ideológico, conceptual, (contra)cultural... que acaba siendo una mera apostilla a pie de página. Se opta por un criterio personal y se asimila como propio. El problema es que pocas veces resulta o bien compartido, o bien real. La problemática del etiquetado, vamos.

Estrellita Mutante dijo...

Goio, lo de Ignatius Reily era un cumplido, en serio.

Higronauta, es como la serie B y la serie Z, en ocasiones es difícil catalogar según que películas.