31 de octubre de 2006

Una casa en el árbol...!arból!

El precio del suelo, la especulación inmobiliaria, la falta de espacio en las ciudades, las hipotecas, los ruidos, son cosas en las que pienso cuando el banco me pasa la factura del piso todos los meses, ellos nunca se olvidan.

Algunas personas sueñan con espacios de vida diferentes, como yo, otras sin embargo actúan y realizan proyectos para cambiar sus vidas y otras, incluso sacan dinero de tal hecho. Una demostración son las casas en los árboles que en los últimos años han comenzado a surgir como setas, y es que algunas parecen más setas que casas.

El escapismo, la naturaleza, pero también una fuerte base de protesta ante la situación actual de la vivienda que afecta a escala global al mundo provoca que surjan propuestas de este tipo.

Lucas Kos es uno de esos arquitecto que se ha decidido a plantearnos porque no podemos vivir en la copa de una pino al más puro estilo ewook. Esta casa fue construida sobre la base de cuatro árboles preexistentes en Notario. El proyecto se planteó como un ejercicio por minimizar los posibles daños que se pudieran ocasionar en los árboles y al entorno.

Para ver más proyectos: http://www.testroom.ca/

El Instituto Buckminster Fuller http://www.bfi.org/ ha desarrollado su propia casa en el árbol basada en principios de sostenibilidad. La casa embriaga de utopía se basa en formas geométricas. La inspiración le vino a su autor - Dustin Fieder – al observar las lámparas de papel japonesas, y la casa brilla en la noche tal como hacen estos utensilios orientales.

La esfera geométrica traslúcida está sostenida por un sistema compuesto por cables de acero, realizada al completo con materiales reciclados (en dos versiones botellas de soda o ecoresina). En realidad la casa se concibe como un lugar de juego para niños o un espacio pequeño para relajarse. Es un espacio pequeño y de sencillo montaje, tanto que uno mismo se lo puede instalar, así que si alguien quiere uno: http://www.o2sustainability.com/

Andrew Maynard tenía una clara intención de protesta cuando diseñó esta casa en el árbol, aunque su protesta se encaminaba más a quejarse contra la deforestación de los bosques, cuya madera se destina de forma más habitual a la construcción. Existen tres de estas casas en el árbol que son usadas por activistas cuando realizan algún tipo de acción en los bosques. Estas edificaciones semi-permanentes tiene por nombre Maynard’s Global Rescue Station. La primera de ellas se instaló en Tasmania bajo el nombre Gandalf, que bonito, ¡ecologistas y frikis!

2 comentarios:

Troya dijo...

Son moderneces poco económicas, seguro que para conseguir una casa en un árbol tendrías que re-hipotecar tú hipoteca para conseguir el dinero

Estrellita Mutante dijo...

En primer lugar no creo ni que te dejaran construirte una, seguro. Yo me haré una con mis manos.