21 de septiembre de 2006

Psychic cop

Hoy en un programa de radio estaban recordando a Uri Geller y su aparición en el programa Directísimo y eso me ha hecho pensar en la historia de que este señor fue contratado por los servicios secretos estadounidenses. Por lo visto su tarea era la de borrar los contenidos de los disquetes de los espías enemigos (o por lo menos fue una de sus misiones). Me parecía curioso este hecho, y aunque existen muchas personas que piensan que lo de Geller fue siempre una farsa, me ha hecho pensar en la cantidad de psíquicos que hando los servicios de defensa e inteligencia a lo largo de la historia:
Uri Géller

Cuando lo americanos conocieron noticias en los años 50 de que en la Unión Soviética estaba adiestrando psíquicos para sus servicios secretos ellos pensaron que si la competencia lo hacía, porque no lo podía hacer la CIA. Aunque entre sus filas estuvieron algunos de los espías psíquicos más conocidos, sin duda el más famoso fue el israelí Uri Geller que, según cuentan los rumores también trabajó para el Mossad (¿lo cogerían por las referencias?).

A ver como entro ahora en casa con esta llave

Este hombre, que alcanzó su fama doblando cucharas y arreglando relojes con la mente, llegó a ser en los 70 el ídolo juvenil en Israel. Hay muchas historias sobre como Uri descubrió sus poderes, pero yo me quedo con que fue un día mientras comía sopa tranquilamente, de repente la cuchara se dobló. (desde que he leído esto no puedo parar de imaginarme a Uri de pequeño intentando comer la sopa igualmente y me parto)

Aunque su verdadera historia es que fue contactado por extraterrestres del planeta Spectra para ayudar a la humanidad, toda la historia Aunque su verdadera historia es que fue contactado por extraterrestres del planeta Spectra para ayudar a la humanidad, toda la historia la podeis leer abajo.
Foto que hizo el propio Geller de sus amigos los marcianos en Inglaterra
!Decid Spectraaaaaa!


Muchas veces ha hablado Uri Geller de su trabajo con la CIA y el FBI, según el mismo afirma el trabajo que desempeñaba era el de realizar bombardeos telepáticos sobre personalidades como Jimmy CArter o Henry Kissinger.

Al final de su carrera Geller descubrió su capacidad para descubrir yacimientos petrolíferos y según el mismo ha ganado enormes sumas de dinero prestando sus servicios a diversas compañías, aunque no puede saber la autenticidad de esta información. Hoy en día vive retirado gracias a todo lo que ha ganado durante toda su vida.


Visitad su página porque, como reza en la cabecera, puede cambiar vuestra vida a mejor: http://www.uri-geller.com/

Uri Geller en el planeta Spectra

(relato recogido en la prestigiosa web Mundo Paranormal!!!!)

Comentarios sobre su «magia» llegaron a oídos del conocido investigador psíquico norteamericano Andrija Puharich, quien se trasladó a Israel para investigar. El 17 de agosto de 1971 Uri Geller estaba actuando en una discoteca de Jaffa, y Puharich fue a verlo.Lo primero que le llamó la atención fue el hecho de que Geller era un actor nato, y aunque el espectáculo, en general, decepcionó a Puharich, el último «truco» le impresionó más. Geller anunció que rompería una anilla sin tocarla, y una mujer del público ofreció una anilla de su vestido. Geller le dijo que la mostrara al público y después que la apretara con fuerza en la mano. Luego colocó su propia mano sobre la de ella y la dejó allí unos segundos. Cuando la señora abrió la mano la anilla estaba rota en dos trozos.Después del espectáculo, Puharich preguntó a Geller si estaba dispuesto a someterse a varias pruebas científicas al día siguiente. Hasta aquel momento, Geller se había negado, pero aquella vez asintió.La primera prueba convenció al investigador. Geller puso un bloc sobre la mesa y después pidió a Puharich que pensara tres números. Puharich eligió 4, 3 y 2: «Ahora de la vuelta al bloc», dijo Geller. Puharich lo hizo y halló los números 4, 3 y 2... escritos antes de que hubiese pensado en los números. De algún modo, Geller había influido en él para que eligiese los números.


Uri Geller junto al investigador psíquico Andrija Puharich.
Este hecho sugiere que Geller puede hipnotizar a la gente por medios telepáticos, pero hay que preguntarse si eso explica también los hechos misteriosos y sobrenaturales que ocurrieron después. En demostraciones posteriores, Geller siguió elevando la temperatura de un termómetro con sólo mirarlo fijamente, moviendo la aguja de una brújula con sólo concentrarse en ella, torciendo el chorro de agua que salía de un grifo acercando un dedo a él. La conclusión de Puharich fue que Uri Geller no era un mero ilusionista; era un psíquico genuino, con un indudable dominio sobre la materia, facultad que se denomina psicokinesis.Geller admitió que no tenía la menor idea de la forma en que había logrado esos curiosos poderes. Había adquirido conciencia de ellos cuando era muy pequeño. Cuando empezó a ir a la escuela, su padrastro le regaló un reloj, pero siempre parecía estar estropeado. Un día, mientras Geller lo miraba, las manecillas comenzaron a moverse cada vez más rápido, hasta que giraron a toda velocidad.

Entonces empezó a sospechar que él mismo podía ser el causante. Pero no tenía control sobre esta sorprendente habilidad. Un día, mientras tomaba sopa en un restaurante, el plato se cayó al suelo. Y después las cucharas y tenedores de las mesas cercanas comenzaron a doblarse. Los padres de Geller estaban tan preocupados que pensaron en llevarle a un psiquiatra.A los trece años comenzó a tener cierto control sobre sus poderes. Rompió el candado de una bicicleta concentrándose en él y aprendió a hacer trampa en los exámenes leyendo las mentes de los alumnos más estudiosos.Puharich creía haber hecho el descubrimiento del siglo. Como la mayoría de los dotados afirman que no pueden conectar o desconectar sus poderes a voluntad, los investigadores no habían logrado averiguar nunca si mentían o no. En cambio, los poderes de Geller parecían estar a su disposición siempre que quería.En este punto, los acontecimientos se modificaron de forma inesperada. En la mañana del 1 de diciembre de 1971, Geller fue hipnotizado por Puharich, quien confiaba en descubrir así el origen de sus poderes. Puharich le preguntó dónde estaba y Geller le replicó que se encontraba en una gruta, y que estaba «aprendiendo cosas acerca de gente que viene del espacio.» Agregó que aún no se le permitía hablar sobre esto. Puharich le hizo retroceder más y Geller empezó a hablar en hebreo, su lengua materna. Describió un episodio que, según dijo, había ocurrido cuando tenía tres años. Había entrado en un jardín, en Tel Aviv, y súbitamente percibió la presencia de un objeto brillante en forma de cuenco que flotaba en el aire, sobre su cabeza. En el aire había un sonido agudo y vibrante. A medida que el objeto se acercaba, Uri se sintió bañado en luz y cayó desvanecido al suelo.Mientras Geller contaba estos hechos, Puharich y sus compañeros de investigación quedaron asombrados al escuchar una voz en el aire, encima de sus cabezas.

Puharich la describió como «metálica y no terrenal». «Fuimos nosotros quienes encontramos a Uri en el jardín cuando tenía tres años -dijo la voz fantasmal-. Le hemos programado para que ayude a la humanidad.»Cuando Geller despertó, no parecía recordar lo sucedido, de modo que Puharich le hizo escuchar la cinta en que había grabado la sesión. Aseguró no recordar el episodio, pero cuando la voz metálica comenzó a hablar, Geller extrajo la cinta del magnetofón.

Mientras la tenía en la mano, la cinta desapareció. Después, Geller salió corriendo de la habitación.¿Qué había sucedido? La explicación escéptica es que Geller usó sus dotes de ventrílocuo y después cogió la cinta, haciéndola «desaparecer», para que no se pudiera comprobar el parecido entre su propia voz y el «ser espacial» de la cinta. Pero Puharich y los demás dijeron que la voz venía de encima de sus cabezas y que parecía mecánica, como fabricada por una computadora.


Fotografía tomada por Geller en 1972, cuando viajaba en avión de Londres a Munich.
La voz misteriosa fue sólo el primero de una serie de hechos extraños e inexplicables. No pasó un día sin que las misteriosas «entidades» hicieran cosas sorprendentes. Detenían el motor del coche, y volvían a ponerlo en marcha. «Teleportaron» la cartera de Puharich desde su casa de Nueva York hasta su apartamento de Tel Aviv. Cuando Geller y Puharich se dirigían a una base del ejército, fueron seguidos por una luz roja en el cielo que no era visible para su escolta militar.

De hecho, Geller llegó a fotografiar una «nave espacial», siguiendo las órdenes de la voz metálica.¿Era una broma? ¿O alguna clase de truco? Puharich, por lo menos, estaba convencido de que no había fraude. Unos años antes, un dotado le había transmitido mensajes de unos seres misteriosos que se llamaban a sí mismos los «Nueve» y que decían venir del espacio exterior. En una de las sesiones hipnóticas con Geller, Puharich preguntó si la voz era la de uno de los Nueve y la respuesta fue «sí». Después preguntó si los Nueve eran responsables de las observaciones de OVNIS, y de nuevo la respuesta fue afirmativa. La voz dijo que los Nueve eran seres de otra dimensión y que vivían en una nave estelar llamada Spectra, que estaba a «53.069 edades-luz de distancia». Habían observado la Tierra durante miles de años y habían aterrizado en América del Sur hacía 3.000 años. Y pronto demostrarían su existencia aterrizando de nuevo...Es fácil reírse de todo esto y tachar a Puharich de crédulo. La explicación más sencilla sería que Geller había estado leyendo las obras de Erich von Däniken y había decidido engañar al ingenuo investigador. Pero si la descripción de Puharich es exacta, es totalmente imposible que Geller pudiera realizar algunos de los «trucos» más espectaculares.¿Acaso Puharich mintió? Esta hipótesis también debe ser descartada. El propósito de Puharich era, simplemente, probar que Geller poseía poderes paranormales, y lo único que pretendía hacer era organizar pruebas científicas; como las que realizó después en Estados Unidos. Los acontecimientos posteriores no hicieron más que perjudicarle.


Uri Geller cuando era más joven junto a su madre
Pero la hipótesis de los Nueve es igualmente difícil de creer, y Geller dice que él mismo no la acepta: los acontecimientos descritos por Puharich le dejaron totalmente atónito, y no tiene ni idea de su explicación.El mismo Geller estaba bastante preocupado por estos extraños acontecimientos. A diferencia de Puharich, no deseaba convencer al establishment científico de la realidad de sus poderes; le interesaba más ser rico y famoso. Y los sorprendentes trucos de los Nueve no parecían acercarlo a esos fines.Cuando Puharich ya se había marchado por unas semanas, Geller fue a su apartamento y encontró una carta del investigador en el felpudo. La carta decía que Puharich no podría salir de Estados Unidos en los tres meses siguientes, y después se reuniría con Geller. De acuerdo con esto, Geller decidió llevar a cabo una tournée por Alemania. Llamó a Puharich para preguntarle las razones de su demora, y éste, asombrado, negó haber escrito la carta. En ese momento, ambos pensaron que la carta era otro «mensaje» de los Nueve. La «prueba» era que había desaparecido del bolsillo de la camisa de Geller mientras estaba en el avión; obviamente, había sido desmaterializado por el propietario de la voz metálica. Una explicación más simple podría ser que Geller hubiese inventado la carta.Sin embargo, el incidente convenció a Puharich de que los Nueve querían que él permaneciera en Estados Unidos, tratando de persuadir a varios eminentes hombres de ciencia de que valía la pena investigar a Geller. Mientras tanto, su mudable e imprevisible protegido se trasladó a Alemania, a su primera cita con la fama y la fortuna o, al menos, con la notoriedad y la publicidad.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Yo le hice creer a mi abuela que era psiquico.
Me llamaba al movil y yo decia,
- hola abuela. Ella preguntaba..
-como sabes que era yo?....
-tengo poderes.

Estrellita Mutante dijo...

La historia es genial. De la serie "Tomar el pelo a tu abuela" tengo una genial. La abuela de una amiga del cole era adicta a la tele y lo que más le gustaba eran los concursos en los que llamaban a la gente al azar. Nosotras llamabamos a la pobre mujer y le hacíamos jugar el juego de Joan Monleon y al de Rafaella Carrá.
Su preferido, el juego de la paella, ella siempre ganaba y, por suerte para nosotras, lo olvidaba de forma casi inmediata.

Anónimo dijo...

Si era tan listo pq salía en TVE eh?

Por cierto los Raelanos han abierto una espceie de centro de Bienvenida para nuetros creadores de otro planeta en Colombia, creo.

Veo que Jaime Bores es el único que respeta a los ancianos.

Estrellita Mutante dijo...

Supongo que te refieres a los raelianos. Yo los espero impacientemente en el 2035.

http://www.revistacambio.com/html/columnistas/santiago_gamboa/articulos/579/

Anónimo dijo...

Yo creo que se refería a los raelanos del ano.

Estrellita Mutante dijo...

A esos no los espero nunca por si acaso

Troya dijo...

He comprobado tras este chiste en el anonimato que tengo futuro como humorista, seré como Florence Foster Jenkins y dilapidaré mi fortuna en hacer de mí una estrella.