9 de junio de 2008

Las inevitables crónicas de viaje

.
El viernes acabé con una reunión de trabajo a mediodía y salí pitando a coger el tren a Madrid para ver a Kusturica en el Festimad. El viaje de 4 horas y media en tren y cerca de una hora en metro valió la pena para dos increibles y frenéticas horas de concierto.

Aunque lo teníamos calculado para entrar con unos minutos al concierto, hubo retrasos y tuvimos que presenciar el concierto de Choyin. No me malintrepreten, no es que desee la muerte violenta de todos los raperos y sus seguidores, pero prefiero no asistir a sus actos de exihibición pública. Me hacen sentir mayor porque me paso todo el concierto quejándome. No porque la juventud-adolescencia no sea como la de antes, sino porque simplemente la adolescencia es una época estúpida con la que prefiero no mezclarme de nuevo.

Los raperos tienen letras pretenciosas en las que explican al mundo entero cuales son sus males y lo corruptos que son sus gobiernos, desde la holgada posición que les otorgan sus gigantescas camisas. Con aires de superioridad moral infinita machacan con sus letras facilonas o simplemente robadas de la literatura anterior.


Brian Griffin: ¿Ya le han quitado toda la música al rap?

Peter Griffin: No, estoy escuchando el canal de la policia


Por fin salió Kusturica y la Non Smoking Orchesta directos para hacer bailar a la gente. Durante dos horas bailamos, dimos palmas, gritamos y saltamos mientras coreábamos las pocas estrofas en inglés de algunas canciones.


En una mezcla entre concierto y espectáculo el grupo consiguió que aquello fuera un no parar de baile y de gente, chicas del público, pasando por el escenario para colaborar ya fuera bailando o sujetando un arco de violín gigantesco que fue el escenario del duelo entre el divertidisimo violinista y Emir Kusturica.

El sábado aprovechamos para ver "Tesoros sumergidos de Egipto" en Matadero. La exposición muestra 500 piezas recuperadas en el mar de los restos del puerto de Alejandría. Entre los restos destacan un naos increible con maldiciones hacia los enemigos aún más fascinantes, algunas figuras gigantes y una escultura con un nivel de detalle de las telas y transparencias increible.

Madrid siempre es tan estimulante para la gente provinciana que, como yo, viven en una ciudad dormitorio donde no hay nada que hacer ni ver. Aprovechamos el resto del día para pasear por el centro, tomar el vermú y acabar en la plaza del 2 de mayo tomando cañas mientras los vecinos se aglomeraban en una festiva manifestación contra el cierre del un colegio de la zona.
Allí, aunque intentemos disimular, siempre no sentimos un poco Paco Martinez Soria en la gran ciudad.

3 comentarios:

askerrit dijo...

Completament d'acord amb el rap… apart, ara tots els joves maquinols el porten a tota paleta al cotxe per a demostrar que escolten altres coses (pudentes per igual).
Per a quan un grup de rap planero que cante sobre els esmalts i les cenefes?… i el rap de Fabra?

Pussy Galore dijo...

Yo también necesito un break vacacional...

Estrellita Mutante dijo...

Askerrit, yo opto por versiones rap de las canciones tradicionales valencianas: 'Maria Rosa', 'Penyagolosa, gegant de pedra', etc.

Pussy, dese unas vacaciones y vuelvase un rato al levante.