10 de julio de 2007

Últimas experiencias

El otro día en Barcelona tuve la ocasión de tocar la reacTable. El aparatejo es una maravilla, lo que realmente sorprende es la sencillez de manejo, basada en un método más intuitivo que otra cosa. Inspirado en las primeras mesas de mezcla musical, permite una gran variedad de sonidos, ya que se pueden ir introduciendo en la base de datos.



Una de las características más sorprendentes, para un instrumento musical, es la posibilidad de conectar dos mesas diferentes a distancias bastante notorias, de modo que entre varias personas situadas en lugares diferente se puede estar interpretando una pieza. Cada una de las personas puede ver en su propia mesa el reflejo de aquello que hace el otro y además el sonido se ve modificado.

Aquí hay piezas puestas al revés

Definitivamente después de ver el funcionamiento puedo afirmar que el músico de Björk tampoco se lo curra mucho.

8 comentarios:

Goio dijo...

Joder, que vergüenza... O sea, vale para montarselo en casita haciendo el tonto y tal, pero no se... Hace unos meses vi con detalle como se montan los espectaculos unos tipos de por aca, Telemaco, y juro que la electronica gana mucho respeto viendo como sudaban estos pollos. Ahora, ya esto que comenta...

Estrellita Mutante dijo...

Pues no se que decirle. Creo que hay que considerar la música electrónica como algo muy diferente a lo que tradicionalmente consideramos como música, porque en realidad no estamos ante virtuosos de un instrumento, sino más bien ante mezcladores de sonido. Tampoco es que tenga ni puta idea, pero me gusta opinar.

Eso si, las posibilidades que tiene la reactable en cuanto a ocio son más similares al guitar hero que a otra cosa.

Nietzche dijo...

No se porque... Pero para mi que desde que las discotecas son sitios donde un tio mezcla canciones en lugar de poner discos sin mas... Como que la musica ha degenerado mucho...

Y especifico antes de que me machaqueis... No me refiero a grandes de las mezclas como Fat Slim Boys o los Chemical Brothers...

Me refiero sobre todo a esa masa de canis con dos neuronas que una la usan para liarse petas y la otra para ir de guays por la vida... Que cogen una base simplona... Una frase en ingles... Lo ponen todo a 60 rpm y luego me hacen un subidon en mitad de la cancion y se creen mozart...

Bjork... Bueno... Esta niña es caso aparte...Y dile algo que te arrea como a la periodista aquella en el aeropuerto...
A ver si encuentro el video tuneado en modo combate Street Figther...

Nietzche dijo...

Localizado...

http://www.youtube.com/watch?v=BrpcH0pmvaU

Estrellita Mutante dijo...

Yo solo escucho techno cuando como juanolas.

En vídeo, espectacular.

Higronauta dijo...

Llámeme clásico pero la musica electrónica mediante computadoras no acaba de acabarme. Prefiero esos aparatos mastodónticos con su componente místico-mágico (a veces, talmente extraídos de un laboratorio de profesor chiflado cualquiera), como el Moog o el Theremin, por decir alguno.

Estrellita Mutante dijo...

A mi me pasa con la electrónica en general, pero probablemente es una cuestión de perspectivas. Mi abuela, la persona que yo conocía y más sabía de música, no llegaba a entender el porqué enchufar una guitarra a un sintetizador con lo bien que sonaba la acústica.

Dr. Hichcock dijo...

Yo crecí con música guitarrera, pero la música electrónica me merece mucho respeto. Una cosa son los típicos soplaflautas que no se complican mucho la vida, como los que apunta Nietzche, pero al oír los primeros discos de Kraftwerk o Can, comienzas a entender un lenguaje nuevo que en demasiadas ocasiones se ha trivializado.
Un saludo.