30 de agosto de 2006

Crónica de una muerte anunciada 3

Milán fue la primera ciudad que fuiamos a visitar, aunque en plan rayo. Pasamos a ver el castillo Sforzesco, el parque,e l Duomo, la Galería y la Scala. Justo cuando acabamos la visita comenzó la lluvia, de modo que volvimos al coche para regresar a casa guiados por el Tom, Tom, nuestro fiel amigo. Desde luego el navegador nos salvó de perdernos multiples veces y nos ahorró horas y horas, sobretodo en un grupo con un sentido de la horientación nulo.



Al llegar al Duomo decidimos subir al techo con el ascensor, pues la escalera estaba ya cerrada por la hora, supongo que lo hace porque por ascensor te clavan 6 €. La verdad es que el trayecto en ascensor fue decepcionante, corto y sin emoción.

He estado 4 veces en Milán (una de ellas durante 3 meses) y nunca había subido al Duomo, desde luego. Sin duda es de lo mejor y, la verdad, es que las fotos no le hacen justicia.

En proximas entregas Florencia y los Lagos y !un especial de fotos tontas!

No hay comentarios: